Posts Tagged Redes Sociales

Facebook no es tu amigo

Traduje para mis estudiantes una nota de Andrew Brown (que recomendó Richard Stallman en su cuenta de identi.ca). Me llamó la atención, no estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero me parece un excelente análisis del modelo de negocios de Facebook.

A quienes les importe su privacidad y la de sus amigos “de verdad”, deberían “desamigarse” de Facebook ahora mismo. Somos el producto, no los clientes.

Hay un gráfico maravilloso en el sitio del New York Times que muestra cómo la “declaración de privacidad” de Facebook se vuelve cada vez más grande, para poder cubrir la creciente cantidad de “agujeros” en su política de privacidad. La correspondencia no es perfecta, si lo fuera, la “declaración de privacidad” debería tender a infinito, dado que la privacidad real que Facebook ofrece por defecto, tiende a cero. Cuando el sitio comenzó a funcionar, muy poca gente podía unirse, y nada se hacía publico, ni siquiera para ellos, sin el permiso explícito del usuario. Ahora cualquiera puede unirse y todo es público para casi todos, salvo que el usuario tome acciones específicas para ocultarlo. Estas acciones deben repetirse aproximadamente cada seis meses cuando Facebook revisa su política de privacidad para hacerla más confusa y menos efectiva. Hay una animación maravillosa del proceso en este sitio.
Si usted decide que no vale la pena semejante esfuerzo, resulta que Facebook es muy difícil de dejar. Es muy fácil “desactivar” su cuenta, pero también es una acción casi insignificante. Nada se borra por la desactivación. Si usted regresa un año después, su cuenta aún estará allí, con la misma contraseña, los mismos “amigos” y los mismos datos.
Cuesta estimar cuánto le dice un usuario de Facebook a la compañía acerca de su vida. Hace un rato me dijo una amiga (en la vida real) que nos había visto a mí y a mis hijos en Facebook. Ella no es mi “amiga” en Facebook, ni tampoco de mis hijos, y los dos somos razonablemente cuidadosos en lo que se refiere a la privacidad. Sin embargo, quedaron en obvia evidencia cuáles eran los intereses de mis hijos, además de que cada uno de ellos tenía listadas las otras redes sociales de las que participaban. Hace 10 años, cuando el gobierno británico propuso poner a disposición de varias agencias del gobierno todos los datos que viajan por Internet, bajo el Acta de Regulación de los Poderes de Investigación, hubo un airado reclamo por parte de los militantes de las libertades civiles. Su argumento era que no se necesita saber qué dice la gente, si se sabe quién habla con quién. Y ahora Facebook lo sabe, y deja esta información disponible para casi cualquier persona.
Todo esto puede parecer una mala forma de tratar a los clientes, pero el asunto es que los usuarios no son clientes. Quien suponga que los usuarios de Facebook son sus clientes, entendió el modelo de negocios exactamente al revés.
Los usuarios no pagamos, porque no somos los clientes, sino el producto. Los clientes son los anunciantes a quienes Facebook les vende la información que los usuarios manejan, sabiéndolo o no.
Google, que recolecta menos información acerca de sus usuarios (sic), es mucho más escrupuloso acerca del uso al que la destina. Además, Google facilita la eliminación de nuestras “huellas”. En Facebook, no hay nada que equivalga al “tablero” (Dashboard) de Google, que muestra toda la información que hemos hecho pública en los distintos servicios de Google. Esto no es para dejar de considerar la extraordinaria cantidad de información que Google recolecta por el sólo hecho de grabar nuestras consultas, pero Facebook registra más información aún. Está diseñado para eso. Los juegos y aplicaciones (apps) disponibles allí son una parte importante de este proceso. Casi todos ellos son nada más que dispositivos para cosechar información acerca de los jugadores, y usar lo que han encontrado para publicitarse ante todos sus contactos.
¿Cómo detener esto? Facebook no cambiará. Su modelo de negocios depende por entero de “venderle la privacidad” a los anunciantes. Si un rechazo del público los fuerza a detenerse, o a una retirada parcial, todo empezará de nuevo en seis meses. No debería sorprendernos.
¿Qué se puede hacer? Una infraestructura computacional necesaria para correr un servicio similar a Facebook no es barata, y alguien tiene que pagarla. Quizá un servicio más ético que Facebook en lo que respecta a provacidad se está bosquejando en algún garage, en este preciso momento. Ciertamente, es posible, y el ejemplo de Google lo demuestra.
Pero el problema fundamental permanece. Desde que se inventó el dinero, quienes realmente hicieron dinero fueron los dueños, sean estos vendedores de cervezas, de café, o de un espacio en la Web. Podríamos pensar que a nuestros amigos les importa en qué andamos, pero renunciarían a ello inmediatamente si les costara dinero enterarse de que nos hemos vuelto los alcaldes imaginarios de una ciudad imaginaria, o incluso de que hemos discutido con nuestra madre, dando un portazo. Las únicas personas para quienes esa información es valiosa, aunque sea una fracción de centavo, son quienes pretenden aprovecharla para vendernos algo que no necesitamos.

Anuncios

Dejar un comentario

Rosario Blog Day 2009

Estuve anteayer sábado en el Rosario Blog Day. Rosario Blog Day 2009Hay varios resúmenes en la Web; me gustó especialmente el de Daniel K. Intentaré dejar mis apreciaciones; sé que cierta repetición será inevitable.
Antes que nada, un aviso. Soy nuevo en esto de lo 2.0; suelo leer mucho y escribir muy poco, es decir, soy lo menos 2.0 que se puedan imaginar. Cuando se oye, digamos, un tango de Piazzolla, otros aprecian finísimos juegos de armonías revolucionarias. Yo me limito a decir “mirá vos, qué lindo”, mientras el bandoneón me gambetea. Algo parecido debe haberme pasado en el encuentro del sábado, y, sin embargo, me largo temerariamente a opinar. Están avisados: tómenlo como de quien viene.
El encuentro arrancó con la mesa compuesta por Vanina, de La Propaladora y el autor de Blog de viajes.
Copio fragmentos del resumen que hace Vanina de su propia charla (recomiendo seguir el link).

Los blogs se están convirtiendo en un espacio en donde la inmediatez ya no es lo prioritario, donde el usuario puede tomarse el tiempo de reflexionar, tratar con más profundidad un tema, modelar su identidad online, mejorar la calidad de sus contenidos, entre otras cosas.(…)
Lo que planteo, es que los blogs se están transformando no diluyendo. Hoy, luego de varios años de maduración, es claro que no todos quieren tener un blog. Muchos prefieren la instantaneidad y simpleza para mantener activos los perfiles de las redes sociales.(…)
Pero además, insisto con la idea de que los blogs deben ser medidos por su contenido, y la calidad del mismo, y no por la cantidad de visitas que tenga.

Más o menos lo que yo hubiera querido decir en mi post anterior, nomás que ella lo dice bien.
Del autor de Blog de viajes, me quedó una frase:

Mis lectores saben más que yo

y la verdad… no estoy de acuerdo. Considero que el blog es un espacio multidireccional, sí, pero en donde una dirección (del autor al lector) se impone, por mucho, a las otras. ¿O alguien entra a un blog sólo a leer los comentarios? No quiero poner en su boca palabras que no dijo; yo estaría más de acuerdo en decir “puedo aprender de mis lectores”. En lo personal, cuando leo un blog lo hago porque considero que el autor sabe más que yo del tema tratado. Si yo puedo “enseñarle” algo, lo haré, pero es una excepción.

El siguiente panel estuvo a cargo de Darío Gallo, editor general de perfil.com. (Se puede ver el video de su charla.) Dijo muchas cosas interesantes que no repetiré, pero una me quedó resonando. Opinó que los contenidos online deberían ser pagos, no por los usuarios, sino por las compañías que brindan conectividad. Es decir, que yo voy a elegir tal o cual compañía porque me brinda acceso exclusivo a tal o cual contenido. ¿No pone eso en peligro el concepto de neutralidad de la red? Como tenía miedo de haber entendido mal, no pregunté… A lo mejor alguno que haya estado o haya visto el video me lo explica.

Luego, Damián Schwarzstein, Rodrigo López Esclausero y Fernando Irigaray expusieron sobre “Audiencias Participativas”, y la conjunción de distintas plataformas en medios de comunicación.

Después del almuerzo, vino el panel de “Revolución mobile” (celulares, en criollo). Federico Picone habló de los avances técnicos para los próximos años. Asombroso. Mara Balestrini (resumen) le dio una óptica más sociocultural y artística al tema. Creo que fue la única, secundada por Federico Wiemeyer que paró la pelota y preguntó sabiamente: “¿Para qué?”. Coincido: me hubiera gustado una mirada más social del encuentro, algo que sirviera para preguntarnos cómo pueden ayudar las tecnologías a mejorar nuestra propia vida y la de nuestros pueblos. Un tema acerca del cual me gustaría haber oído es el de los formatos libres: ante la diversidad de dispositivos que prosumen contenidos Web, es indispensable contar con formatos estándares y libres.
Luego, vino una mesa que no me gustó: la de las comunidades online. Pablo Bongiovani terminó su charla con un video que muestra como miles de personas se organizaron dospuntocero para hacer una coreografía. Me pareció una linda metáfora: la Web 2.0 tiene herramientas con un potencial altísimo, pero, por ahora, las usamos para hacer boludeces. (Eso lo digo yo, no lo dijo él). Pablo se vio opacado por otro expositor del cual me abstengo de opinar.

La última mesa fue de gente joven: Horacio Bella demostró sus conocimentos en una charla sobre presencia en la Web (a mí particularmente no me interesó mucho el tema, pero estuvo bien), Axel Marazzi habló sobre trabajar via Internet.
La frutilla del postre fue la charla de Sebastián Bortnik. Dijo lo que yo esperaba escuchar: lo importante en los blogs es escribir bien. Lo demás, ayuda, pero es secundario. Simple, claro, e inteligente.

Para terminar, un par de cuestiones:

  • ¿Por qué “Rosario Blog Day” y no “Día del Blog en Rosario”, o algo así? ¡Qué berretín con el inglés!
  • No podría concentrarme en una charla si a la vez estoy tuiteando, revisando el correo y demás. Debo ser el único.
  • Tengo la sensación de haberme colado en un submundo al que no pertenezco.
  • Está bien, me convencieron: voy a usar twitter.
  • Nos cuesta resistirnos a mirarnos el ombligo. El 90% de lo que hay en Internet habla sobre Internet. Para generar contenidos de calidad, hay que escapar de ese circuito (por supuesto, me incluyo entre los que no podemos escapar). Me habría gustado que alguien lo dijera.
  • Horrible la música de fondo (cuestión de gustos). Por momentos interrumpió las exposiciones.
  • Para la próxima, algunos referentes de medios alternativos. Bienvenida la presencia de los grandes capitales mediáticos (Clarín, TV Litoral, Perfil, etc), pero falta otra campana.
  • Para la próxima, algo más sobre educación: el ciudadano del siglo XXI debe saber leer estos nuevos lenguajes. Era el tema que me interesaba, y me quedó gusto a poco.
  • Para la próxima, un panel entero dedicado a implicaciones éticas, sociales y políticas de las tecnologías. Me pareció que faltó análisis en este sentido.
  • Titánico el laburo de coordinar semejante encuentro. Impecable. Felicitaciones a los organizadores.

Comments (7)

Redes sociales

Les dieron a elegir entre ser reyes o correos de los reyes. Como niños, todos eligieron ser correos. Y así ahora hay muchos correos, se afanan por el mundo y, como no quedan reyes, se gritan sus insensatos y anticuados mensajes. Con alivio darían fin a sus vidas miserables, pero no se atreven, por el juramento profesional.

Franz Kafka, Reflexiones sobre el pecado, el dolor, la
esperanza y el verdadero camino (1917-1919).

Via Cuentos Breves y Extraordinarios, de Borges y Bioy

Dejar un comentario