Archive for Web

Rosario Blog Day 2009

Estuve anteayer sábado en el Rosario Blog Day. Rosario Blog Day 2009Hay varios resúmenes en la Web; me gustó especialmente el de Daniel K. Intentaré dejar mis apreciaciones; sé que cierta repetición será inevitable.
Antes que nada, un aviso. Soy nuevo en esto de lo 2.0; suelo leer mucho y escribir muy poco, es decir, soy lo menos 2.0 que se puedan imaginar. Cuando se oye, digamos, un tango de Piazzolla, otros aprecian finísimos juegos de armonías revolucionarias. Yo me limito a decir “mirá vos, qué lindo”, mientras el bandoneón me gambetea. Algo parecido debe haberme pasado en el encuentro del sábado, y, sin embargo, me largo temerariamente a opinar. Están avisados: tómenlo como de quien viene.
El encuentro arrancó con la mesa compuesta por Vanina, de La Propaladora y el autor de Blog de viajes.
Copio fragmentos del resumen que hace Vanina de su propia charla (recomiendo seguir el link).

Los blogs se están convirtiendo en un espacio en donde la inmediatez ya no es lo prioritario, donde el usuario puede tomarse el tiempo de reflexionar, tratar con más profundidad un tema, modelar su identidad online, mejorar la calidad de sus contenidos, entre otras cosas.(…)
Lo que planteo, es que los blogs se están transformando no diluyendo. Hoy, luego de varios años de maduración, es claro que no todos quieren tener un blog. Muchos prefieren la instantaneidad y simpleza para mantener activos los perfiles de las redes sociales.(…)
Pero además, insisto con la idea de que los blogs deben ser medidos por su contenido, y la calidad del mismo, y no por la cantidad de visitas que tenga.

Más o menos lo que yo hubiera querido decir en mi post anterior, nomás que ella lo dice bien.
Del autor de Blog de viajes, me quedó una frase:

Mis lectores saben más que yo

y la verdad… no estoy de acuerdo. Considero que el blog es un espacio multidireccional, sí, pero en donde una dirección (del autor al lector) se impone, por mucho, a las otras. ¿O alguien entra a un blog sólo a leer los comentarios? No quiero poner en su boca palabras que no dijo; yo estaría más de acuerdo en decir “puedo aprender de mis lectores”. En lo personal, cuando leo un blog lo hago porque considero que el autor sabe más que yo del tema tratado. Si yo puedo “enseñarle” algo, lo haré, pero es una excepción.

El siguiente panel estuvo a cargo de Darío Gallo, editor general de perfil.com. (Se puede ver el video de su charla.) Dijo muchas cosas interesantes que no repetiré, pero una me quedó resonando. Opinó que los contenidos online deberían ser pagos, no por los usuarios, sino por las compañías que brindan conectividad. Es decir, que yo voy a elegir tal o cual compañía porque me brinda acceso exclusivo a tal o cual contenido. ¿No pone eso en peligro el concepto de neutralidad de la red? Como tenía miedo de haber entendido mal, no pregunté… A lo mejor alguno que haya estado o haya visto el video me lo explica.

Luego, Damián Schwarzstein, Rodrigo López Esclausero y Fernando Irigaray expusieron sobre “Audiencias Participativas”, y la conjunción de distintas plataformas en medios de comunicación.

Después del almuerzo, vino el panel de “Revolución mobile” (celulares, en criollo). Federico Picone habló de los avances técnicos para los próximos años. Asombroso. Mara Balestrini (resumen) le dio una óptica más sociocultural y artística al tema. Creo que fue la única, secundada por Federico Wiemeyer que paró la pelota y preguntó sabiamente: “¿Para qué?”. Coincido: me hubiera gustado una mirada más social del encuentro, algo que sirviera para preguntarnos cómo pueden ayudar las tecnologías a mejorar nuestra propia vida y la de nuestros pueblos. Un tema acerca del cual me gustaría haber oído es el de los formatos libres: ante la diversidad de dispositivos que prosumen contenidos Web, es indispensable contar con formatos estándares y libres.
Luego, vino una mesa que no me gustó: la de las comunidades online. Pablo Bongiovani terminó su charla con un video que muestra como miles de personas se organizaron dospuntocero para hacer una coreografía. Me pareció una linda metáfora: la Web 2.0 tiene herramientas con un potencial altísimo, pero, por ahora, las usamos para hacer boludeces. (Eso lo digo yo, no lo dijo él). Pablo se vio opacado por otro expositor del cual me abstengo de opinar.

La última mesa fue de gente joven: Horacio Bella demostró sus conocimentos en una charla sobre presencia en la Web (a mí particularmente no me interesó mucho el tema, pero estuvo bien), Axel Marazzi habló sobre trabajar via Internet.
La frutilla del postre fue la charla de Sebastián Bortnik. Dijo lo que yo esperaba escuchar: lo importante en los blogs es escribir bien. Lo demás, ayuda, pero es secundario. Simple, claro, e inteligente.

Para terminar, un par de cuestiones:

  • ¿Por qué “Rosario Blog Day” y no “Día del Blog en Rosario”, o algo así? ¡Qué berretín con el inglés!
  • No podría concentrarme en una charla si a la vez estoy tuiteando, revisando el correo y demás. Debo ser el único.
  • Tengo la sensación de haberme colado en un submundo al que no pertenezco.
  • Está bien, me convencieron: voy a usar twitter.
  • Nos cuesta resistirnos a mirarnos el ombligo. El 90% de lo que hay en Internet habla sobre Internet. Para generar contenidos de calidad, hay que escapar de ese circuito (por supuesto, me incluyo entre los que no podemos escapar). Me habría gustado que alguien lo dijera.
  • Horrible la música de fondo (cuestión de gustos). Por momentos interrumpió las exposiciones.
  • Para la próxima, algunos referentes de medios alternativos. Bienvenida la presencia de los grandes capitales mediáticos (Clarín, TV Litoral, Perfil, etc), pero falta otra campana.
  • Para la próxima, algo más sobre educación: el ciudadano del siglo XXI debe saber leer estos nuevos lenguajes. Era el tema que me interesaba, y me quedó gusto a poco.
  • Para la próxima, un panel entero dedicado a implicaciones éticas, sociales y políticas de las tecnologías. Me pareció que faltó análisis en este sentido.
  • Titánico el laburo de coordinar semejante encuentro. Impecable. Felicitaciones a los organizadores.

Comments (7)

Visitas y comentarios

La cuestión de las estadísticas en los blogs, es un berretín muy frecuente en este mundo 2.0. Es una tentación mirar a cada rato cuántas visitas tuvo el blog. No soy hipócrita, me alegro cuando alguien visita el blog, si escribo es para que alguien lo lea.
No sé cuán representativas de la realidad serán las estadísticas de WordPress. Pero, suponiéndolas válidas, me llamó la atención una cosa: este blog tiene, en su primer mes, 2056 visitas, y sólo 7 comentarios (excluyendo los míos). Es decir, un comentario cada 294 visitas aproximadamente. ¿Y saben qué? Me parece bien. Es más o menos mi propio promedio: leo muchísimo más de lo que comento.
Y ahora que tengo blog, aprecio más las visitas que los comentarios (mitad porque me conviene). Me explico. No valoro la cantidad de comentarios, sino su contenido: un comentario interesante enriquece muchísimo más el blog que diez irrelevantes.
¿Es que siempre hay que tener posición tomada sobre cualquier asunto? Simplemente considero que en muchos casos no tengo nada interesante que decir, y prefiero callar. Otras veces, se trata de un simple desinterés. ¿Cuál será el caso de los lectores de este blog? La indiferencia parece más probable que el sabio silencio, dado el poco valor de los artículos, especialmente en las últimas semanas. Pero a mí me gusta pensar que es al revés, que hay alguien del otro lado que lee, y que vaya a saber por qué considera valioso lo que escribo, pero no tiene la necesidad de andar diciéndolo por ahí.
Me parece que este caso puede generalizarse. La popularización de las redes sociales puso a los blogs en la obligación de centrarse casi exclusivamente en el contenido. Los que encontraban en el blog un espacio únicamente para socializar, decretaron “la muerte de los blogs”. En realidad, los blogs están vivos, pero han cambiado. El mismo bloguero que antes centraba todo en su blog, ahora separa: los contenidos, al blog; la socialización, a otro lado. Ambas cosas están conectadas, pero claramente separadas.
Así que, de a poco, la Web 2.0 se fue definiendo. Y hoy sabemos que leer un blog implica, probablemente, acceder a buenos contenidos. Salvo Blog de un Otario, que no es más que una vergonzosa excepción.

Comments (1)