Archive for Tecnología

De dónde sacaron mi mail

En ocasiones, puede que recibamos un correo indeseado y nos preguntemos de dónde obtuvieron nuestra dirección. Aprovecho para contar una anécdota local, pero que puede extrapolarse a problemas similares. Sirve la recomendación para estar atentos cuando dejamos nuestra dirección de email en algún formulario.

Hay en nuestra provincia un programa (“Mirada Maestra”, se llama) de descuentos para que los docentes podamos acceder a la cultura (libros, cine, artículos de librería, conciertos, etc.). Me pareció interesante, y, el año pasado, decidí inscribirme. Cuando el sitio Web de la provincia me pedía el mail, utilicé una estrategia que siempre uso con mi cuenta de Gmail, por precaución.

Supongamos que mi mail fuera juanperez@gmail.com. Entonces, en el formulario de inscripción escribí: juanpere.z@gmail.com. Gmail envía igual esos mails a mi casilla, aunque difieran en un punto. Pero yo sé que los que llegan a esa dirección “modificada” provienen del gobierno provincial. Tomé esta precaución por si el gobierno empezaba a inundar mi casilla de mails: marcaba como spam los que llegaran a la dirección “con el punto”, y listo. No fue así: recibí siempre dos o tres mails mensuales, casi siempre interesantes.

En mi provincia, los gremios docentes están en conflicto con el gobierno. En muchos de los puntos en disputa el gobierno se mostró conciliador, y se ha avanzado. Pero en uno es inflexible: no piensa otorgar aumento de salario. Por eso, días atrás los gremios consultaron a sus afiliados acerca de cuál debería ser la medida a tomar, y todo indicaba que se avecinaba una huelga, como finalmente sucedió. En medio de esta discusión, recibí un correo que proponía no hacer huelga, sino apostar a otras estrategias de diálogo con el gobierno. Hasta aquí, estaba todo perfecto: un grupo de docentes propone una idea distinta, en el marco de la democracia gremial. (ver noticia en un diario local)
¿Cuál es el problema? El mail tenía como destinatario la dirección “modificada”, que yo únicamente había utilizado para recibir comunicaciones del Ministerio. Por lo tanto, sólo hay dos alternativas:

  1. ese supuesto “grupo de docentes” obtuvo mi dirección de la base de datos del Ministerio de Educación.
  2. algún funcionario del ministerio, haciéndose pasar por un grupo de docentes, pretende influir en la decisión del gremio.

Si hubiera sucedido el supuesto 1) sería grave: esa dirección es mía, el gobierno la tiene únicamente para utilizarla con el fin autorizado por mí, no puede cederla a otras personas.
Pero, lamentablemente, me inclino a pensar que lo que ocurrió es más parecido al caso 2). Y, honestamente, me apena mucho. No me habría parecido mal si el ministerio hubiera enviado por mail su postura en la discusión, pero firmando su mensaje, en lugar de hacerse pasar por un grupo de maestros. Eso es embarrar la cancha, y feo.
Y no es la primera vez. Hace unos meses hubo elecciones legislativas, y recibí un mail que contenía una investigación sobre el turbio pasado del candidato opositor. ¿Adivinen para qué destinatario era? Sí, para la dirección “con el punto”.
Es cierto: no tengo elementos para demostrarlo fehacientemente (bien pude haberme enviado yo mismo el famoso mail). Pero al menos en mi caso, ya estoy advertido: si me engañan una vez, es culpa de ellos, pero si me engañan dos veces es culpa mía.
En las últimas elecciones a Gobernador, voté al actual mandatario, y creo que lo volvería a votar. Espero sinceramente que los hechos que menciono en este artículo sean obra de un funcionario de segundo orden, más papista que Pappo. Pero lamentablemente no puedo confiar en este gobierno como lo había hecho hasta ahora, salvo que se identifique al responsable de esta suplantación de identidad y asuma las consecuencias.
Para los lectores de otros lugares: creo que la característica de Gmail que menciono es muy interesante, y puede ser muy útil.
Para los lectores santafesinos: Ciertamente en nuestra provincia suceden cosas (buenas y malas) mucho más importantes que esta, casi anecdótica. Pero no por eso me parece menos grave. Saquen sus propias conclusiones…

Dejar un comentario

Desprolijidades horarias

Hoy, 18/10, para quienes tienen activado “cambiar la hora automáticamente según el horario de verano”, Windows XP adelantó el reloj para “Buenos Aires GMT-3”, como estaba previsto; pese a que finalmente dicho cambio no se implementó. Me parece que la desprolijidad es del gobierno, tanto nacional como provinciales: lo que es previsible, debe avisarse con tiempo…
Se me ocurre que este cambio en la hora de la PC podría traer algún problema de seguridad, pero no soy experto en el tema. Igual me parece que, como mínimo, es otra desprolijidad, esta vez de Microsoft…
Otra: La provincia en donde vivo no figura entre las “ubicaciones” que uno puede elegir cuando instala Windows, así que hay que elegir “Buenos Aires”. ¿Qué pasaba si mi provincia quedaba con un horario distinto al de la Capital (cosa que pudo haber ocurrido)? ¿Tan difícil es incluir los 24 distritos en los que está dividida la Argentina?
Me acusarán de un sesgo: me pasó lo mismo en mi Ubuntu 8.04. Pero no es igual. Estoy dispuesto a perdonarle esta desprolijidad a un GNU/Linux (si no existe, es porque yo no lo hice); pero no a Windows: lo grave no es un error, sino que no me permitan arreglarlo.

Comments (4)