“Circuito Pehuenia”, Ñorquinco y Aluminé

Salimos de Pehuenia por la ruta que bordea el Moquehue, donde se encuentra la pequeña villa que lleva el nombre del lago. Pasado el poblado nos esperan 100km por ripio, sin pueblos en el medio.
Circuito Pehuenia
La sensación de estar internándonos en un territorio desolado amplifica la belleza natural del paisaje, convirtiendo el trayecto en aventura. El auto avanza, quejumbroso pero firme, por cuestas y vados, por bosques de pehuenes milenarios. El cerro Impodi apareció de golpe, ostentando con orgullo sus asimetrías. Todo el terreno es muy irregular, tallado por el filo de algún dios cuchillero que se piantó de un cuento de Borges. Cascadas que parecen brotar de la nada, árboles que crecen en sitios inverosímiles, pampas tapizadas de flores, arroyos, curvas, ripio.
Al final, el lago Ñorquinco. Una pequeña población mapuche nos llamó a pasar la noche allí. La carpa eligió solita un claro a orillas del río Pulmarí.
Mi esposa ceba mates en silencio, y no es para menos. Qué puede decir uno ahí donde la madre tierra habla hasta por los codos. Cae la oración y el sol pinta colores indescriptibles entre las nubes.

El nuevo día nos empujó otra vez al camino. Muy de a poco, el paisaje se vuelve más árido. Llegamos a Aluminé, ciudad a orillas del río homónimo, en plena estepa. Descansamos un par de días ahí, para después seguir viaje hacia los lagos.

Artículo anterior: Volcán Batea Mahuida
Artículo siguiente: Lagos Ruca Choroi y Quillén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: